¿Quién puede ser feliz?

La felicidad parece ser un enigma que ha permanecido entre los seres humanos todo el tiempo. ¿Qué más se puede decir sobre la felicidad?

La felicidad tiene base biológica en el efecto de los neurotransmisores sobre el cerebro en particular y, sobre todo, el cuerpo en general. Fundamentalmente, la dopamina y la endorfina son responsables de estados de bienestar intenso y de sensación de felicidad. Ellas, a su vez, irradian hacia las glándulas, el corazón, los músculos, la percepción sensorial, entre otros; con lo cual, estaría en todo el cuerpo.

Algunas sensaciones hacen aparecer o incrementan esos dos trasmisores; pero también se incrementan por una idea, por un recuerdo, por una interpretación, por un sentir filosófico. Mirar una persona que amamos (por ejemplo, tu hijo) puede hacer un incremento de esos trasmisores; también, un recuerdo de la infancia, una palabra o tener una experiencia de ternura. Todo ello puede desencadenar felicidad a través de los trasmisores cerebrales.

Por ello, podemos decir que hay una psicología de la felicidad, ya que es un factor de personalidad. Ciertas personalidades tienen predisposición para ser más felices. Ese rasgo de personalidad se puede desarrollar, como todos los rasgos, y tal vez, todos podríamos ser intencionalmente felices. Son felices los niños y son felices los que tienen experiencias espirituales, pero lo material y el dinero no proveen felicidad. “Felicidad no es hacer lo que quieres, es querer lo que haces”.

El paradigma de la felicidad ha cambiado. No es felicidad la consecuencia. Más bien, ha pasado a ser causa:

  • De tener optimismo
  • De tener éxito
  • De bienestar físico
  • De lograr metas.

La felicidad está en nuestra salud, en nuestras relaciones interpersonales, en nuestro éxito y, sobre todo, está en nuestra concepción de la vida. Felicidad esta en dar, no en recibir. La felicidad no la otorga una persona, un objeto, o un lugar. La felicidad es lo que cada persona puede sentir.

En todo caso, felicidad es una forma de viajar por la vida, cada día. Entonces ¿Quién puede ser feliz?

No hay comentarios

Agregar comentario